Y todo por una foto…

Ésta es la culpable…

varios2232

La susodicha del sillón es servidora…y por qué tengo culpa de algo?? pues exactamente yo no pero la dichosa foto ha hecho que haya tenido uno de los fines de semana más entretenidos que recuerdo.

Pero empecemos por el principio.

El viernes yo estaba oyendo #Andaya (40 principales) tan feliz como una perdiz cuando uno de los del equipo, Raúl Pérez en concreto, sorteaba unas entradas para un monólogo que hacía esa misma noche en Madrid.

Ni corta ni perezosa me fui a Twitter a apuntarme y vi en su perfil una foto como esta, en el mismo sillón!! y pensé en mandar la mía de coña…y ahí empezó todo…

No la encontraba por ningún lado, busqué, rebusqué y nada. Lo bueno es que por supuesto recuerdo perfectamente dónde me la hice y que estaba ilustrando algún artículo del blog así que pensé que era pan comido.

Abro el blog, pongo en el buscador la palabra mágica y…tachán!!! NADA

Cómo que nada?? pero si yo la he subido…

Así que ni corta ni perezosa me he revisado las más de 400 entradas que he publicado hasta el momento!!

Y por qué?? pues primero por encontrarla y segundo porque me di cuenta de que en cuatro años esto de las redes sociales ha avanzado un montón y antes no se etiquetaba igual que ahora por lo que mis entradas (importadas de mi anterior blog en blogger) no tenía etiquetas…

El caso es que me ha encantado volver a leer todas y cada una de ellas, volver a etiquetarlas (ahora con consciencia) para un mejor resultado en la búsqueda por internet y en el mismo blog. He añadido fotos y archivos de audio que se perdieron en la mudanza desde Blogger y he visto cuales fueron los artículos más leídos y por qué, y eso viene muy bien para saber dónde estaba, dónde estoy y hacia dónde voy 😉

Un esfuerzo que ha merecido la pena se mire como se mire.

Eso sí, me quedé sin entradas…pero a cambio fui a ver #ochoapellidosvascos y me divertí mucho 😉

Anuncios

I-Enganchad@

Lo confieso…

Vivo enganchada a todo lo que tiene un cable: ordenador, teléfono, mp3, epilady jj y el caso es que no te das cuenta hasta que ya es demasiado tarde:

_ Yo controlo!!, lo dejo cuando quiera

Y no te das cuenta de que entras en una espiral de la que no puedes salir.

Lo último lo he descubierto en otra red social, bueno para ser exactos han sido dos: Pinspire y Pinterest, ambas dedicadas a la circulación de fotografías y a las que sabes cuando entras pero nunca cuando sales. Te pones a mirar un ratito y cuando te das cuenta llevas toda la mañana pineando fotos y llevándotelas a tus colecciones. La verdad es que hay cosas preciosas y que merecen la pena pero vivir también la merece…

Si echo la vista atrás hace 3 años yo vivía felizmente con un móvil corriente que lo más que hacía era fotos, el ordenador lo utilizaba para trabajar y las únicas redes que conocía eran las de pescar…y desde entonces hasta ahora hago balance de todo a lo que estoy enganchada y asusta: Facebook, Twitter, Google+, Pinterest, Pinspire, Flickr, Artesanum, Artesanio, Whatsapp, el Blog…y claro no es lo malo estar en ellas lo malo es poner al día todas…y además trabajar y llevar la casa (lo de la ayuda de los maridos ya lo tratamos en otra ocasión…)

Pues bien, imaginad que acabo una camiseta (hasta aquí sin problemas eh?), regístrala, súbela a todas las tiendas on-line que tengas y al resto de redes sociales, total todo el día para que tu trabajo esté en un escaparate del que no sabes si el que mira lo hace con admiración y para comprar o con envidia y para plagiar.

Llega la noche y entre anuncio y anuncio (vamos lo que viene a ser una hora) echo un vistazo al móvil a ver qué se cuece en Twitter y en Facebook, que con seis horas al día de ordenador no tengo bastante.

Y me pregunto…dónde han quedado las llamadas a los amigos?? Ahora todo lo arreglamos vía chat, twitter, whatsapp, eso sí sabemos más de ellos gracias al facebook que de nosotros mismos y al único que beneficia es FB. En el último Networking, Miguel del Fresno nos hizo una pregunta interesante: Por qué creéis que facebook es gratuito?? Pues la respuesta es porque vende nuestros datos, como supongo que hacen la mitad de los sitios donde nos registramos de ahí que yo ponga lo primero que me viene a la cabeza y si no la próxima vez que veáis mi perfil (privado) echad un vistazo a conciencia jjj y veréis lo que les he soltado…

Pero los milagros o las coincidencias (como queráis) existen y han querido que mi Iphone se escacharrara justo el sábado y tuviera que volver a mi antiguo móvil…no sabéis qué tranquilidad, qué poco pesa, qué poco hace y lo mucho que dura la batería!!! así que cuando cierro el ordenador después de un largo día informático me queda reposar viendo la tele sin que nada suene a mi alrededor al menos hasta que vuelva del servicio técnico, pero me ha hecho reflexionar sobre lo mucho que dependemos ahora de tanta tecnología, la cantidad de gente que conocemos virtualmente y la cantidad de horas que nos pasamos dándole a la tecla. Si invirtiéramos la mitad de ese tiempo en conservar el planeta, pasear al sol o simplemente charlar con el primero que pasa por la calle las cosas irían de otro modo.

Hoy las ciencias adelantan…

…que es una barbaridad…que diría Don Hilarión en la Verbena de la Paloma, y es que te acuestas creyendo estar al día de todo lo que se mueve en el planeta y te levantas obsoleta.
Ayer tenía yo una “conversación” con @MagicWorld en Twitter acerca de las redes sociales y lo que nos influyen, no es que fuera un debate ya que en 140 caracteres no se puede decir gran cosa sin sintetizar mucho, pero ella decía que se iba a volver loca porque se había metido en una nueva red y yo le respondía si llegado el caso en que nos recluyeran en un manicomio, nos dejarían el móvil para no desengancharnos de golpe.
Esto me llevó a pensar la dependencia emocional que tenemos con estas redes sociales que poco a poco se han ido instaurando en nuestra vida: Facebook, Twitter, Tuenti, Flickr, Google +, MySpace….y un montón de ellas que van surgiendo cada día en nuestro mundo.
Ya no podemos concebir un mundo sin e-mail, sin SMS, sin Whatsapp!!!
Dios mío que sería de mi marido sin esta aplicación?? Quítanos otros vicios pero déjanos el whatsapp!!. Él que no quería ni loco las redes sociales y ahora se pasa el día enganchado cual adicto, recibiendo y enviando mensajes a ritmo de gong tibetano, que hay veces que creo que están dando de nuevo las campanadas…
Y que me decís de Facebook, Twitter y hasta el Blog…qué fiebre es esa de seguir por seguir?? Yo cuando me planteé crear el blog ni en sueños pensaba que iba a tener seguidores, lo hice porque me apetecía y me sigue apeteciendo mucho escribir lo que se me pasa por esta cabeza, pero en ningún momento para obligar a la gente a seguirme ( ni que yo fuera Cristo…), de hecho he estado a punto de quitar ese gadget un par de veces, pero luego lo dejo…(en cuanto acabe esto lo quito definitivamente) no es lo más importante ni mucho menos, lo realmente importante es sentirte bien haciéndolo, compartiendo tus experiencias, tus creaciones y lo mejor sin duda, los comentarios (ya podéis dejar uno al final del texto o mandaré a mis esbirros a por vosotras). Sigo a quien me da la gana y muchas veces no participo en muchos sorteos por la dichosa obligación de tener que hacerme seguidora por narices, que yo por narices no hago nada.
No soporto, y lo digo alto y claro, a la gente que te sigue porque los sigues y viceversa. Este mundo está lleno de cosas excelentes, buenas, regulares, malas y mediocres y yo elijo en que grupo me quedo en cada ocasión por eso de vez en cuando hago limpieza y me quedo con lo que realmente merece la pena. No digo con esto que si no os sigo es que me importéis un pimiento, NO, es que a veces no tengo tiempo de entrar tanto como quisiera en todo lo que se mueve en la red, pero supongo que os pasa lo mismo, de hecho ahora me suscribo a todo lo que me interesa para que me lleguen vuestras entradas por mail (si no tenéis el gadget estáis tardando) porque es más fácil que leer toda la lista de actualizaciones en blogger.
El caso es que nos están acribillando tanto con tanta tecnología, que una se acerca a un escaparate a ver algo y busca en el cristal la tecla “Me gusta” para que la dependienta vea que estás conforme con lo bien que ha preparado el atrezzo o escuchas algo en la radio y automáticamente lo quisieras retwittear…qué horror, pavor y desconsuelo…
Están haciendo de nosotros yonkis informáticos y no estamos por la labor de desengancharnos. Yo me impongo cada día unas obligaciones y como recompensa me dejo navegar por internet!! porque si me levanto y enciendo el ordenador me quedo dormida en sus luces de colores, me alimentan sus pestañas llenas de información y bebo de su sabiduría volcada en millones de páginas por visitar, vamos que si me siento tienen que venir a levantarme porque me abduce como a la niña de Poltergeist…
Foto de mi cerebro:
Y qué me decís de los nuevos palabros: Cloud, DIY, Post, TT, TL, RT…vamos que no sólo te pegas al ordenador a cotillear sino que además la mitad del tiempo lo gastas en saber qué coño te están proponiendo…
Pues eso que voy a ponerme un rato a acabar camisetas y a darle al coco de forma productiva.