Entre pollos anda el juego!!

Podría empezar diciendo que estoy contenta…pero la verdad es que estoy pletórica!!

Os conté que el viernes iba a un taller impartido por Gabi, de Fábrica de Texturas, en el cual nos iba a enseñar a carvar sellos y a estamparlos después sobre textil, pues bien la experiencia es tan repetible que ya me he apuntado al siguiente…y es que esto de los talleres engancha!! Entrar sin saber hacer la O con un canuto y salir con tu bolso estampado al hombro no sólo es satisfactorio sino que no tiene precio 😉

Empezamos por la presentación: El packaging (acondicionamiento o empaquetado) es simplemente genial, así como la frase que lo acompaña “Slow is Good” (literalmente: despacio es bueno, o lo que es lo mismo, lo que se hace con tranquilidad siempre es bueno)

El contenido de la caja no podía ser más prometedor: Gubias para el carvado, láminas de vinilo, papel cebolla, tinta…y un montón de ideas en la cabeza y ya tienes el kit completo

Y bajo la atenta supervisión de Gabi y con sus explicaciones nos ponemos manos a al obra:

  • Primero elegimos motivo: Ella nos llevó un montón de ideas sobre papel para que eligiéramos o pintáramos lo que quisiéramos…yo opté por lo segundo y pinte un pollo pión grande y gordo
  • Segundo: Pasar el dibujo al papel cebolla y de este a la lámina de vinilo
  • Empezar a recortar con las gubias, primero silueteando y después vaciando, dependiendo de qué quieres que se vea o no en tu diseño
  • Probamos sobre papel para ver las posibles imperfecciones en el carvado
  • Cuando están listos todos los sellos preparamos el bolso para su estampación, vemos dónde y cómo queremos la composición y hala!! a usar la imaginación y  las tintas de colores.
  • Aunque nos lo llevamos puesto, si lo haces en casa, en las instrucciones del kit verás que para fijar la pintura hay que planchar el bolso (siempre del revés)

Tengo que contaros que antes de empezar a estampar hicimos una pequeña pausa para coger fuerzas. Como siempre, Gabi llevó cupcakes hechas por ella misma y que estaban de rechupete

El grupo se fue muy contento, cada una con su diseño personalizado y deseando que llegue el próximo 😉

Y aquí os dejo mi bolso en el que me tomé la libertad de estampar un pollo inglés con su bombín (sello que hizo mi compi de al lado) y un pollo bigotón (con mucha guasa) 😉

Por supuesto, ni que decir tiene, que todos los bolsos son de algodón orgánico y si os apetece poneros a ello, Gabi os facilita rápidamente dónde comprarlos tanto eso como el material para estampación (además de el que viene en el kit, claro)

Qué os parece??

 

 

 

 

 

Anuncios

El Batik

El pasado martes día 29/11/2011 tuve la oportunidad de asistir a un taller de Batik que organizaba el Museo del Traje.

Es un lujo que te ofrezcan la posibilidad de compartir tres horas con expertos nativos que enseñan esta técnica milenaria.
Me fui con mi amiga Mª Jesús de Bueno María (no os perdáis su nueva colección) y lo pasamos estupendamente.
El taller lo dirigía  un experto en la materia que estuvo sentado en mi mesa y con el que pude departir mientras realizaba mi labor. Un chico muy agradable y simpático de nombre irrepetible que nos contó la historia de cabo a rabo…
Comenzamos viendo cómo lo hacían los campeones de Batik de Indonesia, presentes en el curso y muy amables con todas las preguntas que les hicimos.

Nos pusimos manos a la obra, cada una con nuestro bastidor en el que habían previamente pintado a lápiz unos motivos.

En cada mesa había un hornillo en el que se calentaba la “cera” que no es la que utilizamos normalmente, es una cera que se extrae de un árbol originario de Indonesia y que es más líquida de lo normal. Descubrimos con su uso que no puede estar muy caliente porque manchas todo el dibujo ni muy fría porque se solidifica antes de llegar al bastidor…

Utilizamos la técnica del canting que consiste en una especie de cazo metálico en miniatura en el que se aplica la cera a pulso y que tiene varios anchos en su caño y diversas formas.

Este fue el resultado…

Una vez aplicada la cera nos dispusimos en fila para teñirlo. Hay que pasar primero la tela por agua, después por napthol, sumergirla en el colorante y si querías otro tono, otra vez por agua, de nuevo napthol y el segundo color, acabando con agua hirviendo para fijar el tono.

 

También estuvimos tiñendo la tela en dos colores y quedaban muy bonitas.

Las tendimos y esperamos mientras el resto hacía lo propio y el resultado fue genial…hasta tomaron fotos del mío!!! y eso que acabé haciéndolo a manchurrones porque no había manera de controlar la cera..pero la suerte de la novata…y el resultado final…..

 

El grupo no era muy grande por lo que pudimos acabar sin problemas nuestro pequeño Batik y nos lo llevamos orgullosas junto a un diploma por aprovechamiento del tiempo 😉