Reciclando con arte

417781_461411613937726_1079787753_n

Hoy os traigo una idea fantástica!! Algo que además se puede hacer con facilidad y cuyo resultado es gratificante 😉

Hace tiempo que pensé en comprar otro tarjetero…tengo por costumbre recoger tarjetas de todo lo que me parece interesante y al final no sé dónde meterlas y aquí vino la idea.

Tenía una caja de madera de las que regalan con botellas de vino en su interior y que ahora también se pueden comprar en tiendas de manualidades, así que decidí darle a la imaginación y utilizar un decoupage para hacerme una caja china 😉

Utilicé negro, rojo y blanco y pinté y decapé hasta quedar satisfecha. Para el interior simplemente rojo fuerte y pátina. Para adornar compré un papel especial para decoupage con motivos japoneses y me decidí por estas dos geishas entre cerezos en flor.

El resultado lo podéis ver por vosotras mismas, pero a mí me encanta y ya ocupa un lugar privilegiado en mi estanteria de trabajo

Qué os parece la idea??

Una caja muy salvaje

Caja decoupage jirafasPor fin he acabado mi caja!!

Como sabréis “necesitaba” urgentemente (jjjj) una caja para ordenar mi material de scrap así que tenía claro el continente…ahora, qué hacía con él…pues un decoupage mixto.

Las que habéis hecho algo con esta técnica sabréis que es muy entretenida, así que me puse manos a la obra y lija por aquí, papel por allá, mucha paciencia, unas capas de cera y pátina para rematar tres capitas de barniz y este es el resultado 😉

Yo encantada con mi caja asalvajada y por supuesto con toques de jirafa. Ha quedado vistosa y muy funcional…ahora sólo queda llenarla y ya estoy viendo que voy a tener que hacer otra porque no me entra todo jjj (pero eso ya lo sabía yo antes de empezar)

Experimentando que es gerundio

Hace ya dos meses que decidí en el mejor momento que tenía que volver a clases de manualidades, talleres creativos, o como queráis llamarlos, yo los llamo arterapia porque no hay nada mejor que sentarme los martes durante toda la mañana frente a un nuevo reto e ir dándole vida hasta que acaba siendo algo diferente.

Empecé con el cuadro otoñal que os enseñé el otro día y después decidí que tenía un bastidor en casa que estaba pidiendo a gritos que le dieran color….y eso hice. De momento pinte el árbol en negro pero no me decía nada, claro está (los árboles pintados no hablan…), me animé con unas sombras…pero seguía sin motivarme…así que decidí que era hora de echar mano a la levadura para darle vida.

En este caso la mezclé con pigmentos naturales concentrados y con tinte…como estaba experimentando no esperaba nada, y eso es lo mejor, que empiezas y según le vas dando brochazos y colocando texturas el bastidor iba cogiendo fuerza…una vez tuve el árbol listo no me gustaba el fondo..así que volví a los tintes concentrados y brochazo aquí, brochazo allá me encantó el resultado!!

Arbol celta

Para rematar bordé la luna en hilo de áncora para darle más nitidez. Todo un anochecer en la sabana jjj.

Como necesitaba entretener mis manos unas horas más y como además necesitaba una caja para mis sellos y mis gubias como quien no quiere la cosa me fijé en una caja que me guiñaba el ojo desde la estantería…

caja al natural

Así a simple vista no era gran cosa..pero le tenía reservada una sorpresa. Un poco de lija para empezar, un poco de cera para nutrir, pátina envejecedora un falso decoupage para animar algo la veta de la madera y unos sellos impresos en papel que había confeccionado el día anterior.

El resultado…pues normalito, y yo no hago nada normalito…así que una vez acabada (eso creía ella) le di unos restregones con el paño de retirar la pátina para enguarrachinarla todo lo posible (buscaba un efecto de caja reciclada) y como aún no estaba suficientemente sucia y vieja le di una pasta de craquelado en algunas zonas…y entonces sí me quede satisfecha del todo…y estoy más que encantada con ella.

caja arriba

Vista desde arriba

caja frontal

Vista frontal con detalle de los sellos

caja lateral i

Vista del lateral izquierdo

caja lateral d

Vista del lateral derecho. Este lado me pirra

caja abierta

Misión cumplida

Por cierto si vosotras también carváis sellos y estáis hartas de mancharos los dedetes cuando estampáis podéis pegarlos sobre un listón de madera hecho tacos o una opción barata es el poliespán, ese corcho (corchopan lo llama mi marido jjj) que viene sujetando los electrodomésticos y que es semi-rígido, pues bien cortándolo a taquitos también os puede servir de base así vuestros deditos luciran limpios como la patena 😉

Desayunando con: Kolores Karmen

He querido abrir los desayunos del Rincón con ella porque para mí (y no la conozco personalmente) es una de las personas que te arrastran con su fuerza interior.

Así que entre cruasán y cruasán me cuenta algo de su vida:

Su nombre es Mª del Carmen Cabezas Sánchez aunque ella lo prefiere con la fuerza de la K y es salmantina (aunque a mí me parece mucho más bonito llamarla charra), de las Torres (Arapiles)

Tras el zumo me cuenta que el nombre del blog: Koloreskarmen refleja su modo de ver el mundo, lleno de luz y color, sobre todo color, que cada día pinta su ilusión y sus sueños de un color diferente. Lo suyo no es la informática pero se dejó convencer y creó hace un año y gracias a una amiga el blog que hoy os traemos. Sin saber muy bien cómo se ha ido adaptando poco a poco y lo hace cada vez mejor, pero no quiere saber más de redes sociales, con el blog y facebook dice que va lista.

Un poquito más de café y la lengua se le desata…

Su incursión en el mundo de la artesanía no es casualidad, ya dice el dicho “que de casta le viene al galgo” y esta charra creció entre las mejores telas y tapizados que se pueden ver en Salamanca. Su padre fue un tapicero de los de primera fila (La Capilla de la Soledad, La Sillería de la Casa de las Conchas…) y ella creció entre herramientas y el olor a cola del taller. Más tarde decidió estudiar corte y confección y salió con una matrícula de honor debajo del brazo (Escuela de María Jesús Adrada de Tapías de Bilbao, aunque en Salamanca lo hizo en la Academia de Consuelo Regalado)

Empezó haciendo sus pinitos en diseño y llegó a vender en tiendas pero decidió ir por otros derroteros y acabó estudiando Auxiliar de clínica para volver en un giro inesperado a la artesanía (gracias a su buena cabeza jjj)

Acabando la macedonia empieza a hablarme de todas las técnicas que trabaja:

Lo mismo te decora una camiseta en patchwork

que te hace una pulsera..

un revistero en  decoupage (este es su favorito)

O una de sus graciosas “fofucharras” y “fofucharros”

No tiene ninguna manualidad que se le resista y eso es fantástico, no tenéis más que visitar su blog y quedaréis encantad@s!!

En la actualidad trabaja en la librería Isamar, en Santa Marta de Tormes donde además de exponer sus trabajos prepara talleres de manualidades para el curso que viene (ya le he dicho que se ponga las pilas porque va a tener cola)

Acabando el desayuno me cuenta sus sueños:

Nunca pensó en los buenos ratos que le daría la artesanía y aún no se lo cree pero ya le he dicho que “ella sí que vale” y que lo que hace no sólo gusta sino que es original y creativo.

Yo sé que llegará lejos, sólo tiene que coger carrerilla y no parar hasta tocar las nubes.

De su blog destacar su facilidad de lectura, agradecer que no tenga la verificación de palabra y sólo aconsejar que ponga el seguimiento por correo electrónico que es muy útil 😉

Como colaboradora en las subastas solidarias no tiene precio, basta con que ponga el evento para que Carmen me esté mandando la pieza y es que su generosidad dice todo de ella por eso la quiero tanto sin conocerla y espero hacerlo personalmente porque se merece un achuchón grande, grande.

Ya sabes que en mi luna siempre tendrás superficie para alunizar cuando quieras 😉