Experimentando que es gerundio

Hace ya dos meses que decidí en el mejor momento que tenía que volver a clases de manualidades, talleres creativos, o como queráis llamarlos, yo los llamo arterapia porque no hay nada mejor que sentarme los martes durante toda la mañana frente a un nuevo reto e ir dándole vida hasta que acaba siendo algo diferente.

Empecé con el cuadro otoñal que os enseñé el otro día y después decidí que tenía un bastidor en casa que estaba pidiendo a gritos que le dieran color….y eso hice. De momento pinte el árbol en negro pero no me decía nada, claro está (los árboles pintados no hablan…), me animé con unas sombras…pero seguía sin motivarme…así que decidí que era hora de echar mano a la levadura para darle vida.

En este caso la mezclé con pigmentos naturales concentrados y con tinte…como estaba experimentando no esperaba nada, y eso es lo mejor, que empiezas y según le vas dando brochazos y colocando texturas el bastidor iba cogiendo fuerza…una vez tuve el árbol listo no me gustaba el fondo..así que volví a los tintes concentrados y brochazo aquí, brochazo allá me encantó el resultado!!

Arbol celta

Para rematar bordé la luna en hilo de áncora para darle más nitidez. Todo un anochecer en la sabana jjj.

Como necesitaba entretener mis manos unas horas más y como además necesitaba una caja para mis sellos y mis gubias como quien no quiere la cosa me fijé en una caja que me guiñaba el ojo desde la estantería…

caja al natural

Así a simple vista no era gran cosa..pero le tenía reservada una sorpresa. Un poco de lija para empezar, un poco de cera para nutrir, pátina envejecedora un falso decoupage para animar algo la veta de la madera y unos sellos impresos en papel que había confeccionado el día anterior.

El resultado…pues normalito, y yo no hago nada normalito…así que una vez acabada (eso creía ella) le di unos restregones con el paño de retirar la pátina para enguarrachinarla todo lo posible (buscaba un efecto de caja reciclada) y como aún no estaba suficientemente sucia y vieja le di una pasta de craquelado en algunas zonas…y entonces sí me quede satisfecha del todo…y estoy más que encantada con ella.

caja arriba

Vista desde arriba

caja frontal

Vista frontal con detalle de los sellos

caja lateral i

Vista del lateral izquierdo

caja lateral d

Vista del lateral derecho. Este lado me pirra

caja abierta

Misión cumplida

Por cierto si vosotras también carváis sellos y estáis hartas de mancharos los dedetes cuando estampáis podéis pegarlos sobre un listón de madera hecho tacos o una opción barata es el poliespán, ese corcho (corchopan lo llama mi marido jjj) que viene sujetando los electrodomésticos y que es semi-rígido, pues bien cortándolo a taquitos también os puede servir de base así vuestros deditos luciran limpios como la patena 😉

Anuncios

Entre pollos anda el juego!!

Podría empezar diciendo que estoy contenta…pero la verdad es que estoy pletórica!!

Os conté que el viernes iba a un taller impartido por Gabi, de Fábrica de Texturas, en el cual nos iba a enseñar a carvar sellos y a estamparlos después sobre textil, pues bien la experiencia es tan repetible que ya me he apuntado al siguiente…y es que esto de los talleres engancha!! Entrar sin saber hacer la O con un canuto y salir con tu bolso estampado al hombro no sólo es satisfactorio sino que no tiene precio 😉

Empezamos por la presentación: El packaging (acondicionamiento o empaquetado) es simplemente genial, así como la frase que lo acompaña “Slow is Good” (literalmente: despacio es bueno, o lo que es lo mismo, lo que se hace con tranquilidad siempre es bueno)

El contenido de la caja no podía ser más prometedor: Gubias para el carvado, láminas de vinilo, papel cebolla, tinta…y un montón de ideas en la cabeza y ya tienes el kit completo

Y bajo la atenta supervisión de Gabi y con sus explicaciones nos ponemos manos a al obra:

  • Primero elegimos motivo: Ella nos llevó un montón de ideas sobre papel para que eligiéramos o pintáramos lo que quisiéramos…yo opté por lo segundo y pinte un pollo pión grande y gordo
  • Segundo: Pasar el dibujo al papel cebolla y de este a la lámina de vinilo
  • Empezar a recortar con las gubias, primero silueteando y después vaciando, dependiendo de qué quieres que se vea o no en tu diseño
  • Probamos sobre papel para ver las posibles imperfecciones en el carvado
  • Cuando están listos todos los sellos preparamos el bolso para su estampación, vemos dónde y cómo queremos la composición y hala!! a usar la imaginación y  las tintas de colores.
  • Aunque nos lo llevamos puesto, si lo haces en casa, en las instrucciones del kit verás que para fijar la pintura hay que planchar el bolso (siempre del revés)

Tengo que contaros que antes de empezar a estampar hicimos una pequeña pausa para coger fuerzas. Como siempre, Gabi llevó cupcakes hechas por ella misma y que estaban de rechupete

El grupo se fue muy contento, cada una con su diseño personalizado y deseando que llegue el próximo 😉

Y aquí os dejo mi bolso en el que me tomé la libertad de estampar un pollo inglés con su bombín (sello que hizo mi compi de al lado) y un pollo bigotón (con mucha guasa) 😉

Por supuesto, ni que decir tiene, que todos los bolsos son de algodón orgánico y si os apetece poneros a ello, Gabi os facilita rápidamente dónde comprarlos tanto eso como el material para estampación (además de el que viene en el kit, claro)

Qué os parece??