El árbol de la vida

Hace ya tiempo que os contaba en qué iba a basar la última colección. Desde entonces he estado trabajando con texturas y varios soportes creando piezas con inspiración en la naturaleza, entre ellas bisutería y bastidores…pero tenía pendiente hacer una camiseta con la misma técnica y después de varias pruebas para determinar las cantidades y mezclas precisas por fin la he acabado.

Todo ello para una causa muy especial 😉

Hace unos días propuse un sorteo en facebook. Había que adivinar en qué consistía una foto que colgué, esta en concreto.

Sorteo blanco y negroYo pensé que iba a costar adivinarlo, que sería difícil y que al menos tardarían unos días o no en dar la solución…pues bien, tardaron exactamente 37 minutos jjj y fue Leticia, de Vigolet Creations, que acertó de lleno y justo en la diana…

La solución era fácil si te da como a nosotras (puesto que me confesó que ella también lo hace) por pintar con el abrillantador de la vitro jjj

969123_479657848779769_1902342852_nYo es que veo arte en cualquier sitio, y limpiando se me ocurrió el sorteito jjj.

Pues bien, me puse a pensar qué iba a dibujarle en la camiseta que había ganado y al momento lo tuve claro: Un árbol celta de la vida

Arbol de la vida

Un árbol muy especial, ligado a una tradición milenaria y que nos une y ata a la Madre Tierra. Sé que le ha gustado porque me ha escrito para decírmelo y me alegra que así haya sido 😉

Está pintado a mano y los relieves están hechos con levaduras especiales dándole un aire misterioso y vivo.

Para acompañar al árbol le dibujé en la bolsa de acondicionamiento una letra decorada con tangles o marañas. Una “Letrangle” muy lunática

Mochila Leticia Vidal

Para que la luzca este veranito!!

Y como me quedé con ganas de más naturaleza y más árboles le hice un bastidor a mi sobrina, que quería uno para su habitación 😉

Arbol celta Natalia

Y hasta aquí puedo leer…que tengo material que fotografiar para el siguiente artículo 😉

Espero que os haya gustado!

Anuncios

Experimentando que es gerundio

Hace ya dos meses que decidí en el mejor momento que tenía que volver a clases de manualidades, talleres creativos, o como queráis llamarlos, yo los llamo arterapia porque no hay nada mejor que sentarme los martes durante toda la mañana frente a un nuevo reto e ir dándole vida hasta que acaba siendo algo diferente.

Empecé con el cuadro otoñal que os enseñé el otro día y después decidí que tenía un bastidor en casa que estaba pidiendo a gritos que le dieran color….y eso hice. De momento pinte el árbol en negro pero no me decía nada, claro está (los árboles pintados no hablan…), me animé con unas sombras…pero seguía sin motivarme…así que decidí que era hora de echar mano a la levadura para darle vida.

En este caso la mezclé con pigmentos naturales concentrados y con tinte…como estaba experimentando no esperaba nada, y eso es lo mejor, que empiezas y según le vas dando brochazos y colocando texturas el bastidor iba cogiendo fuerza…una vez tuve el árbol listo no me gustaba el fondo..así que volví a los tintes concentrados y brochazo aquí, brochazo allá me encantó el resultado!!

Arbol celta

Para rematar bordé la luna en hilo de áncora para darle más nitidez. Todo un anochecer en la sabana jjj.

Como necesitaba entretener mis manos unas horas más y como además necesitaba una caja para mis sellos y mis gubias como quien no quiere la cosa me fijé en una caja que me guiñaba el ojo desde la estantería…

caja al natural

Así a simple vista no era gran cosa..pero le tenía reservada una sorpresa. Un poco de lija para empezar, un poco de cera para nutrir, pátina envejecedora un falso decoupage para animar algo la veta de la madera y unos sellos impresos en papel que había confeccionado el día anterior.

El resultado…pues normalito, y yo no hago nada normalito…así que una vez acabada (eso creía ella) le di unos restregones con el paño de retirar la pátina para enguarrachinarla todo lo posible (buscaba un efecto de caja reciclada) y como aún no estaba suficientemente sucia y vieja le di una pasta de craquelado en algunas zonas…y entonces sí me quede satisfecha del todo…y estoy más que encantada con ella.

caja arriba

Vista desde arriba

caja frontal

Vista frontal con detalle de los sellos

caja lateral i

Vista del lateral izquierdo

caja lateral d

Vista del lateral derecho. Este lado me pirra

caja abierta

Misión cumplida

Por cierto si vosotras también carváis sellos y estáis hartas de mancharos los dedetes cuando estampáis podéis pegarlos sobre un listón de madera hecho tacos o una opción barata es el poliespán, ese corcho (corchopan lo llama mi marido jjj) que viene sujetando los electrodomésticos y que es semi-rígido, pues bien cortándolo a taquitos también os puede servir de base así vuestros deditos luciran limpios como la patena 😉

Quien dijo que los domingos eran para descansar??

No sé quien inventó la frasecita pero supongo que yo como muchas de vosotras se pasa el domingo organizando el resto de la semana…poniendo al día la web, el blog, actualizando fotos, mejorando presentaciones…un no parar.

Este fin de semana que ha sido extra-largo por el puente del Pilar yo he aprovechado a terminar o matizar un montón de cosas que tenía empezadas y que había que cerrar para poder abrir otro montón la semana que viene 😉

La primera un sobre que me encargaron para entregar el dinero en una boda. Tenía que entregarlo al día siguiente porque si no, no llegaba, así que me puse bien tempranito a ver qué papeles tenía disponibles y a cómo iba a configurar el sobre al completo. Yo no sé vosotras, pero yo necesito una temática siempre que trabajo, algo que me lleve a imaginar cómo quiero verlo acabado y surgió en cuanto le eché la vista encima a uno de los papeles que en su reverso tenía cintas métricas de colores. Así nació “Amor sin medida” porque qué mejor temática que esta ante un matrimonio 😉

Me encantó el resultado final y también sé que gustó mucho a quien me lo encargó 🙂

Una vez terminado el primer trabajo urgente me dispuse a finalizar el Daruma que me había encargado Susana y que aún no estaba acabado del todo, así que manos a la obra y aquí está el resultado

La perseverancia es la frase elegida para sus metas y sé que las va a conseguir todas porque pone corazón en todo lo que hace y eso siempre sale bien 😉

Entre pitos y flautas intenté hacer un amigurumi, para aprovechar los conocimientos adquiridos en mi último taller…pero no hay forma de que me salga uno en condiciones, no os muestro el espécimen que tejí porque me lo ha pedido Spilberg para su última película 😀 pero sin embargo vi que podía tejer sin problemas un gorro…y como yo uso muchos en invierno (es lo que tiene ser delicada de oídos) pues a ello me puse sin vergüenza ninguna y me hice un casquete en lana negra que es un primor!! De verdad que ha quedado súper chulo y además me atreví (oh, qué osadía!!) a ponerle una flor para rematarlo…quien dijo que esto era difícil!! ya me veréis con él cuando llegue el mal tiempo, que de momento hace aún calor para llevar la cabeza tapada.

Y para rematar el puente en el que además he tenido tiempo de ir de parranda con mis amigos (que nadie crea que vivo cual ermitaña) esta mañana he hecho mermelada de calabaza…para celebrar que se acerca Halloween

Sencilla y rica!! Si os animáis, aquí va la receta:

200-250 gr. de calabaza

100 gr. de azúcar de caña (morena)

zumo de limón (medio limón vale)

Primero, y eso es muy importante, hay que pelar la calabaza, limpiarla de pipas y asarla en el horno (180º)…yo la tuve casi una hora y media…hasta que salió blandita. (Podéis aprovechar a meterla con otra cosa que en una cazuela de barro pequeña no abulta nada)

Después la ponéis en un cazo y la trituráis un poco con la batidora, no demasiado que a mí particularmente me gustan los tropezones, le añadimos el zumo de medio limón y el azúcar y la ponemos a fuego medio. Una vez que empieza a cocer se mantiene sin parar de mover unos 20-25 minutos (las mermeladas normales son unos 30) hasta que veamos que ha caramelizado bien la pulpa y machacamos con una cuchara de madera mientras removemos.

Pasamos a un bote de cristal y si es para consumir enseguida dejamos enfriar y la metemos en la nevera pero si es para conservar para usarla más adelante hay que cerrar bien el tarro, sumergirlo en agua dentro de la olla a presión y tenerlo más o menos 20 minutos cociendo. Después te dura unos meses sin problemas.

Yo estoy deseando hincarle el diente mañana para desayunar, y ya os contaré lo rica que está…ahora me voy corriendo que he quedado para merendar con Eva, de Cuki’s Project para que me cuente su historia….pero eso será en otro post 😉

Daruma Dolls: Deseos y metas para un futuro próximo

Habéis oído alguna vez hablar de ellos??

Yo los desconocía hasta hace poco, pero a través de una amiga me enganché a su historia y buceé en ella para poder contárosla.

Los muñecos Daruma son figuras votivas que se representan en forma de huevo sin brazos ni piernas y que representan a Bodhidharma (Daruma en japonés), el fundador y primer patriarca del Zen.

Dice la leyenda que el maestro Daruma estuvo meditando durante nueve años frente a una pared de roca, inmóvil y de esta forma perdió los brazos y las piernas de no utilizarlos y que no se cayó y permaneció en la vertical debido a su fuerza interior.

Se dice que se arrancó los párpados para permanecer despierto y que allí donde éstos cayeron nacieron las primeras hojas de té, de ahí que en Asia se beba esta infusión para espabilar los sentidos e inducir la meditación.

En cuanto a la iconografía, Bodhidharma se ha representado de numerosas formas, incluyendo pinturas, esculturas y tallas. Generalmente se describe con estas características: ojos saltones, sin párpados, las cejas severas, nariz prominente, boca en una mueca hacia abajo, barba pesada, y una capa (a menudo de color rojo), que sólo revela su cara.

Los colores típicos son rojo, amarillo, verde y blanco.

Los ojos del daruma se utilizan como recordatorio y motivación a cumplir metas o grandes tareas. El dueño del muñeco pinta una pupila redonda (usualmente del ojo derecho) al establecer su meta; cuando esta se ha cumplido se procede a pintar el otro ojo. Un daruma con una sola pupila suele colocarse donde este sea visible, a manera de constante recordatorio del trabajo que debe hacerse para lograr el objetivo.

Al tener una forma ovoide y su centro de gravedad bajo, algunos de ellos vuelven a su posición vertical al ser empujados hacia un lado, como un tentetieso. Esto representa simbólicamente el optimismo, la persistencia y la determinación.

El uso más notable del Daruma es el de un símbolo de buena suerte y fortuna.

Y ahora, es cuando os preguntáis por qué os hablo de ellos…

Pues bien, hace unos días decidí hacerle un Daruma a mi marido para su lugar de trabajo y lo he hecho en un bastidor, que tenía ganas de utilizar uno!!

El caso es que está terminado y ahora después de meditar sobre lo que quiere cumplir en este año, le pintaré el ojo derecho de negro y lo colgará donde pueda verlo, que es para lo que se realizan, como recordatorio de una meta.

Al cabo de un año (el Daruma lleva fecha) si su meta se ha cumplido le pintaré el otro ojo 😉 y así la fortuna estará completa.

Aquí os dejo mi libre interpretación:

He utilizado un bastidor de 20cm que queda perfecto!! ni grande, ni pequeño pero se puede hacer de la medida que se quiera.

Ahora voy a empezar con el mío, que tengo muchas cosas que hacer este año que quiero que salgan bien 😉

Y vosotras?? Os animáis con un Daruma??

#lunaticashop Siempre en la luna