Un cuento antes de dormir

Cuenta la leyenda que aquel era un bosque mágico, que por las noches en el ulular del viento podían oírse voces y que aquellas voces hablaban en un idioma desconocido.

Árboles gigantes ocultaban por momentos el paso de la luz y la hojarasca se amontonaba al pie de ellos formando auténticas montañas vivas. Justo allí entre sus raíces vivían ellos, nadie los había visto nunca pero los lugareños sabían que cuando pedían un deseo y éste era de corazón había unos serecillos que hacían que aquel se cumpliera.

Si tienes la suerte de toparte con uno de ellos en tu camino, tu vida quedará iluminada para siempre con su toque mágico. Son los duendes del bosque y éste se toma muy a pecho su seguridad envolviéndolos en sus sombras y escondiéndolos de miradas curiosas. Están pero no están…aunque siempre notarás su mirada en tu espalda…

Lo que el ojo humano no ve los sentidos pueden detectarlo al momento…

En aquel lúgubre pero hermoso bosque los duendes vivían en completa armonía con la naturaleza, rodeados de sus mascotas, los dragones tragones, que aunque nunca se habían comido a nadie tenían la tripita henchida de flores tiernas y cuando exhalaban su ardiente aliento, éste en lugar de ser fuego abrasador era brisa fresca de flores de temporada.

No muy lejos de allí estaba la famosa cabaña de los Tres Ositos, estos, se habían ganado la fama a raíz del cuento, pero no creáis ni una palabra, no eran tres, sino una familia mucho más numerosa y agradable a más no poder. Cada noche se reunían en el salón familiar para jugar al Scrabble y comentar los últimos sucedidos del bosque y sus alrededores, pues ellos eran los encargados de mantener bien lejos de allí a todos los animales peligrosos y algún que otro cazador furtivo que osaba meterse en su terreno.

Eran conocidos por sus grandes fiestas de cumpleaños y porque eran grandes viajeros, cuando llegaba el verano se decía que iban a la playa!! A veces se les podía ver en el prado grande disfrutando de un delicioso picnic, con mantel y todo, claro.

Cuando llegaron al bosque todos pensaron que no iban a quedarse por mucho tiempo pero se equivocaron, entre todos construyeron la que hoy es su casa, unos hicieron los planos, otros buscaron los mejores árboles para talar y sacar los tablones más fuertes y largos y entre unos y otros levantaron una preciosa casa que más tarde decorarían las señoras osas, que tenían un estilo muy particular pues estaban suscritas al House&Garden…

Una vez concluida uno de sus mayores placeres es sentarse en la valla exterior a ver pasar a sus vecinos y saludarles quitándose el sombrero:

– Hola Don Pepito

– Hola Don José…

Entre sus vecinos, los más singulares sin duda se encuentran al otro lado del río. Nadie sabe si es por culpa del agua, del polvo de hadas, del cuerno del unicornio o algún encantamiento  que no logran descifrar, pero la otra orilla es más que particular…

Todo empezó una mañana en la que el agua del río empezó a burbujear…al poco tiempo se oyó una crepitación, como un estallido de palomitas en el microondas, y de repente unas bolas de color empezaron a saltar hacia las orillas inundándolo todo. Los demás habitantes del bosque no daban crédito a lo que sus ojos estaban viendo: aquellas bolas de colores tenían ojos!!, podían caminar y hablaban!!

Ese fue sólo el principio porque aquellas bolas de color empezaron a evolucionar y poco a poco fue surgiendo toda una sociedad de seres diferentes pero maravillosos, llenos de dulzura y color y que además eran amorosos. Pronto llegaron a ser conocidos por sus buenas obras y ahora forman parte del consejo de sabios del bosque..

Cada uno contaba con una habilidad especial. Unos leían el pensamiento, otros podían oler cosas hasta a 100 kilómetros de distancia, otros tenían un ojo que podía adivinar el futuro…y todos ellos vivían junto a sus no menos distintas mascotas, que al igual que ellos estaban dotadas de toda clase de poderes.

Así transcurre el día a día del bosque, entre reuniones de vecinos, fiestas, quehaceres diarios y buena amistad 😉

Así que si alguna vez te pierdes por allí, mira bien entre las ramas caídas del suelo, entre las hojas que arrastra el viento o en las orillas…porque ellos están allí vigilando que todo esté en su sitio…

Dulces sueños!!

#lunaticashop Siempre en la luna

Anuncios

2 pensamientos en “Un cuento antes de dormir

Deja aquí tu locura sin molestar a nadie

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s